La «Casa de la Solidaridad y la Autonomía» dará refugio en La Puebla de Almoradiel a 8 jóvenes inmigrantes

La Puebla de Almoradiel se ha volcado con el proyecto de Emilia Lozano, presidenta de la asociación “Somos Acogida” y vecina de este lugar manchego. La “Casa de la Solidaridad y la Autonomía”, que dará techo y una oportunidad de futuro a  ocho jóvenes inmigrantes en situación de calle, empieza a ser algo más que un sueño gracias a la voluntad de numerosos almoradienses que han entendido lo enriquecedora que puede ser esta iniciativa

Sociedad 16 de enero de 2021

Gobierno Municipal, asociaciones, comercios, vecinas y vecinos de La Puebla de Almoradiel… el pueblo en su conjunto, son muestra y ejemplo estos días de solidaridad, integración y generosidad por su espontánea respuesta a la propuesta de la asociación “Somos Acogida”, comandada por la almoradiense Emilia Lozano.

Esta ONG, con apenas un año de vida, surgió del corazón de esta vecina, residente en Madrid, que día tras día veía la situación de jóvenes inmigrantes africanos acogidos en el centro de menores de Hortaleza, el barrio en el que vive Emilia. Jóvenes que, al cumplir los 18 años, se quedan sin la tutela del Estado y terminan mayoritariamente en la calle, por la falta de recursos de acogida cuando alcanzan la mayoría de edad.

“Somos acogida” comenzó de la forma más casual y natural con un encuentro en un parque, del que nació la amistad entre Emilia y el joven Touré –que quería aprender a hablar mejor español- y que, poco a poco, le fue contando cómo había sido su travesía para llegar a España, el motivo de su marcha, sus ilusiones… Cuando Touré cumplió 18 años, Emilia lo acogió en su casa y comprometió a otras vecinas y vecinos del barrio para convertirse en familias de acogida… Y así, esta cadena llegó hasta La Puebla de Almoradiel el pasado verano, cuando Emilia se llevó a Touré al pueblo por vacaciones.

Touré llegó a La Puebla con la intención de quedarse unos días y ya se ha convertido en un vecino más, gracias a María José Sepúlveda, una amiga de Emilia que lo acogió y lo ha integrado en su familia como uno más. María José no se lo pensó dos veces, juntó a sus dos hijas en una habitación y acondicionó la otra para el joven que hoy es entrenador de un equipo de fútbol infantil, miembro del equipo de atletismo del pueblo y el próximo curso comenzará sus estudios de secundaria, para poder formarse después como técnico deportivo.

Pero no todos los jóvenes inmigrantes encuentran una oportunidad como la de Touré. Por eso, Emilia y María José se embarcaron en el sueño de habilitar una casa en su pueblo, para acoger al máximo número posible de ellos y darles la oportunidad de integrarse en la población, aprender y labrarse un futuro. Un sueño que hoy está a punto de ser realidad.

LLamamiento a la solidaridad

Sólo hizo falta un llamamiento, a través de la radio local, para que el engranaje de la solidaridad y generosidad de los almoradienses se pusiera en marcha. Emilia y María José se sintieron como si les hubiera tocado la lotería, después de la llamada de unos vecinos que les dieron las llaves de una casa para hacer realidad el proyecto.

A partir de ahí, el pueblo se volcó donando mobiliario y todo tipo de enseres, ofreciéndose como voluntarios para reformar y acondicionar la vivienda, impartir cursos y talleres e, incluso, comprometiéndose a servir el pan a los residentes cuando se inicie la actividad de la “Casa de la Solidaridad y la Autonomía».

A fecha de hoy, cuando todavía están adecuando la instalación eléctrica, la fontanería, carpintería y pintura de la vivienda, ya tienen prácticamente todo el mobiliario, incluida la cocina. Sólo necesitan un frigorífico. “Yo sabía que mi pueblo iba a responder”, asegura Emilia.

La vivienda

La “Casa de la Solidaridad y la Autonomía” acogerá a ocho jóvenes. Contará con cuatro amplios dormitorios, junto a una sala común con ordenadores en la segunda planta. En la planta principal: cocina, baños, salón y un amplio garaje que se habilitará como taller para que los residentes aprendan diferentes habilidades. En esta planta también hay un pequeño patio y un anexo, que era una antigua cocina manchega, que se reconvertirá en un aula de usos múltiples.

Los jóvenes inmigrantes en situación de calle encontrarán en esta vivienda un hogar en el que poder aprender a ser autónomos, en todos los sentidos. Desde las labores propias del hogar, hasta la adquisición de habilidades y competencias –a través de cursos y talleres- que les permitan desenvolverse con normalidad e integrarse en la vida social del pueblo, así como acceder al mundo laboral que, en La Puebla de Almoradiel, se centra principalmente en la agricultura y la construcción.

Un lugar seguro para ocho jóvenes que salieron de sus países en el Continente Africano en busca de un futuro mejor. Jóvenes, que a pesar de las dificultades y una dura travesía, conservan aun la ilusión y sus sueños. Unos sueños que, pese a la diferencia cultural, son los mismos que los de cualquier chico o chica de su edad.

También te puede interesar:

El tiempo

BANNER JCCM DESPOBLACIÓN

Agenda 2030

BANNER TENGO TALENTO VILLACAÑAS

BANNER MOROS Y CRISTIANOS ASJ 2021

BANNER TALLERES MANCHEGOS PUERTAS ABIERTAS

BANNER NUTRICIÓN

BANNER MARMURÁN

BANNER PUNIAGUA CRISTALLE

BANNER TURISMO ASJ

Banner Almida Personalización

Banner Rutas Primavera Alcázar

Aguas de Alcázar

BANNER BICIALCÁZAR