El Servicio de Urgencias y Emergencias 1-1-2 ha gestionado en menos de un mes la actuación de los bomberos en 15 incendios

Estos incendios han tenido lugar entre el pasado 16 de diciembre y el 13 de enero.

La mayor parte de los afectados lo fueron por inhalación de humo, registrándose el incendio más grave en Hellín, donde dos personas fallecieron a consecuencia del incidente.

Desde el pasado día 16 de diciembre, con la llegada de frío intenso y el consecuente encendido de calefacciones, estufas y braseros, y hasta esta semana, el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 de Castila-La Mancha ha gestionado la intervención de los servicios de emergencia en un total de 15 incendios, que han tenido lugar en las cinco provincias de la región.

En dichos incendios resultaron afectadas un total de 28 personas, la mayor parte de ellas por inhalación de humo. Entre estos 28 afectados se encuentran las dos personas que fallecieron como consecuencia del incendio que tuvo lugar el pasado 5 de enero en una vivienda de la localidad albaceteña de Hellín.

La mayor parte de los incendios declarados durante este espacio temporal se produjeron en viviendas particulares, un total de 10, habiendo ocurrido los cinco restantes en un local comercial, dos hoteles, un museo y un supermercado. En total, más de 180 personas fueron desalojadas de estos establecimientos como consecuencia de estos incendios.

Por provincias, tres de ellas han contabilizado el mismo número de siniestros de este tipo: Toledo, Albacete y Ciudad Real, con cuatro incidentes en cada una. Aunque es la provincia albaceteña donde se han registrado un mayor número de personas afectadas debido a los incendios, 15 en total, entre ellas las dos personas que lamentablemente fallecieron en Hellín.

Además, cabe señalar que la mayoría de los incendios han tenido lugar durante las dos últimas semanas, en las que el frío ha sido intenso en la región, con una bajada considerable de las temperaturas.

Desde el Servicio de Emergencias 1-1-2 se recuerda que para evitar este tipo de incidentes es conveniente no dejar cazuelas o sartenes al fuego, sin vigilancia; mantener limpias las campanas extractoras de la cocina; alejar fuentes de calor como radiadores, braseros y estufas, entre otros. de cortinas, faldas de mesas, sofás y sillones; no fumar en la cama y no sobrecargar enchufes, entre otros consejos a tener en cuenta.

También te puede interesar: