La escasez de exámenes prácticos plantea un futuro incierto para las autoescuelas que piden adaptar el calendario a la demanda del alumnado

Limitaciones de aforo, escasez de exámenes prácticos y reducción de las clases teóricas presenciales, son algunos de los hándicaps con los que luchan cada día las Autoescuelas, que desde el pasado 1 de junio y con la entrada en la Fase II, han vuelto a abrir sus puertas a un alumnado que se enfrenta a un futuro incierto

Sociedad 6 de junio de 2020

Carnets profesionales

La restricción de no superar un tercio del aforo de las clases presenciales en esta fase y la limitación de tiempo en las prácticas, preocupa especialmente a la Autoescuela Equis, ubicada en Alcázar de San Juan, que dispone en gran medida de un alumnado que demanda carnets profesionales de CAP, mercancías peligrosas o autobús.

Unos carnets vitales y claves para la incorporación al mercado laboral de estos profesionales que se han paralizado desde el pasado 14 de marzo cuando se decretara el Estado de Alarma, que pone en evidencia la grave situación por la que atraviesan las autoescuelas. Tal y como indica Javier Arteaga, “un alumno que quiere sacarse el carnet B del coche lo puede aguantar, pero un alumno de carnet de camión o de autobús no, es la clave, tener ese carnet para buscarse la vida y tener mejores oportunidades”.

Comienzo de las clases prácticas con muchas precauciones

La pauta que dicta la Asociación Provincial de Autoescuelas de Ciudad Real es que en el coche solo vayan el profesor y el alumno. Al finalizar cada clase, se deberá limpiar el coche con un producto específico, además de dejar 5 minutos para favorecer la ventilación del vehículo. Un hecho que según Arteaga, “acarrea que los plazos se alarguen, por lo que no se pueden dar ni muchísimo menos las clases que estabas dando antes de la pandemia”.

En el caso de realizar exámenes prácticos, el alumno siempre tendrá que ir con la mascarilla, con guantes y no podrá firmar ningún documento. Además, si antes la duración del examen era de 25 minutos, ahora en el momento en que suspenda, se termina el examen y se comienza con el siguiente alumno para acortar los plazos lo máximo posible.

Incrementar el número de exámenes prácticos, principal preocupación y demanda del sector

Como bien ha explicado Arteaga, las autoescuelas tienen un problema endémico desde hace cuatro o cinco años por diversas causas, “tenemos un cuello de botella que son los exámenes prácticos. Hay muy pocos exámenes prácticos y esto ya ha sido la gota que ha colmado el vaso. Ahora vamos a examinar a los alumnos que se quedaron pendientes en marzo. El coronavirus ha acrecentado el problema que teníamos”.

Se calcula que la crisis sanitaria ha supuesto el aplazamiento de más de 130.000 exámenes en toda España, en un sector claramente debilitado tras las huelgas de examinadores en 2015 y 2017.

Agosto se convierte en un mes hábil para llevar a cabo exámenes teóricos y prácticos

Ni convertir agosto en un mes hábil dará solución a este problema, ya que, aunque se extienda el periodo lectivo, el número de exámenes prácticos no lo hace en la misma proporción.

Lo que de primeras parecía una buena noticia, puede resultar engañosa, tal y como destacan en la Autoescuela alcazareña, “si son los mismos examinadores que se cogen su mes de vacaciones como cualquier trabajador, al final haces los mismos exámenes. Hace cinco o seis años, en los meses de junio, julio y septiembre realizamos tres o cuatro exámenes al mes porque había fuerte demanda. Ahora realizaremos en junio, julio, agosto y septiembre esos tres o cuatro exámenes. Ese es el problema. Al final vamos a realizar los mismos exámenes, ese es el hándicap que hay aquí. Muy bien los exámenes en agosto pero al final el número de exámenes no va a aumentar, se van a distribuir a lo largo del tiempo en un mes más”.

Demandas del sector: acabar con el cuello de botella que son los exámenes prácticos para dar fluidez entre el alumnado

Tras la jubilación de muchos examinadores en la Jefatura de Tráfico y la no reposición de la plantilla, el futuro no es muy halagüeño hasta que no se solucione el tema de los exámenes prácticos. Por ello, se demanda que el servicio público de exámenes de Tráfico se adapte a las nuevas situaciones y a la demanda que tenemos las autoescuelas.

Con la incorporación del 50% de los examinadores disponibles en esta fase, las Autoescuelas no podrán asumir la demanda actual, enfrentándose a un futuro lleno de incertidumbre en los próximos meses.

También te puede interesar:

El tiempo

JCCM Nueva normalidad

Hotel Intur Genérico

Audi A5 Sportback 35 TDI Sport S tronic 110 kW

Ayo Alcázar Cita Previa

Infocam Incendios

Ayto Criptana Genérico

Aguas de Alcázar

Cerrajeros Express

Plátanos Molina