El caballo daimieleño ‘Navaltocón’, entre los mejores del mundo de pura raza española

Consiguió el noveno puesto en la categoría de sementales de siete años o más en el Campeonato del Mundo del Salón Internacional del Caballo de Pura Raza Española (SICAB), disputado el pasado el fin de semana en Sevilla. Su criador Fernando Cejudo lo mima desde sus primeros pasos en el club hípico Zumacar.

‘Navaltocón’, un caballo nacido y criado en el club hípico daimieleño Zúmacar, se aupó este fin de semana a la élite mundial de los ejemplares de pura raza española. Tras varios años quedándose a las puertas de la final, ‘Navaltocón’ conseguía entrar en el corte definitivo de los 15 mejores y situarse en la novena posición, en la categoría de sementales de siete años o más en el Campeonato del Mundo del Salón Internacional del Caballo de Pura Raza Española (SICAB), disputado en Sevilla.

La relevancia de esta posición ya que lo hacía en una de las categorías reina, y en una competición en la que solo participar ya puede considerarse un éxito. No en vano, la competencia llega de todos los rincones del mundo donde se cría el pura raza española. Aquí había caballos de Estados Unidos, México, Guatemala, Francia o Alemania de grandes ganaderías. Fernando Cejudo, criador.

El jurado calificador realiza un exhaustivo análisis que se divide en dos partes: “movimiento y morfología a la mano, y otra prueba de funcionalidad”. En la primera, se miden “los tres aires: paso, trote y galope” y se pone nota a diez partes del cuerpo del caballo. En la segunda, la de funcionalidad se vuelven a evaluar el paso, trote y galope, pero con el ejemplar montado por un jinete.

La primera vez que vieron a Navaltocón en la cuadra se dieron cuenta de su potencial. Nada más verlo levantarse, supimos que tenía algo. Aun así, a esa condición natural, su criador le ha dedicado incontables horas durante sus ocho años de vida, en el último más de dos horas al día. Fernando Cejudo, criador.

Un esfuerzo que ya le había otorgado a Navaltocón varios reconocimientos a nivel regional o buenos puestos en ediciones anteriores del SICAB. Sin embargo, este acceso a la final de 2019 es un salto cualitativo que, en su caso, le augura un gran futuro porque lo ha conseguido “a una edad en la que está empezando a madurar”. Por ello, Cejudo asegura que “le queda mucha vida deportiva y de semental”, como ya ejerce en la suya y en otras ganaderías. Seguro que después de éxito de este premio se la va a multiplicar el trabajo.

También te puede interesar