Las teselas de la industria y la obtención de salitre y pólvora en Alcázar de San Juan profundizan en la historia de la ciudad como capital de referencia en el siglo XVI

‘La Industria del salitre y la pólvora en Alcázar de San Juan’, y ‘La obtención del salitre y la pólvora en Alcázar de San Juan’, son las dos teselas que se han presentado esta semana en el Museo Municipal y con las que se da respuesta a quiénes eran y qué privilegios tenían los salitreros en el siglo XVI

Cultura 8 de noviembre de 2020

El educador ambiental y biólogo, Pablo Pichaco, ha sido el autor de ambas teselas en las que desgrana por qué Alcázar de San Juan reunía las condiciones más idóneas para la extracción del salitre y fabricación de pólvora. Con la ciudad situada en una cuenca sedimentaria manchega y además como capital del Priorato, siempre en un cruce de caminos, “era la razón por la que Alcázar fuese ese centro neurálgico de la fabrica de salitre”, señala el autor.

La fábrica de salitre

Uno de los datos inéditos que Pichaco ha aportado con la publicación de sus teselas es que en el siglo XVII aún se utilizaban las casas de San Francisco que lindaban con la calle de los Romeros, la actual calle Canalejas, unas casas estancas que se utilizaban como verdaderas fábricas de salitre, recuerda.

Una vez que la fábrica se asienta, nace la fábrica de salitre que se ubica en la confluencia de la calle Manuel Manzaneque dirección calle Corredera, hasta General Benavent con Tomás Tapia, “esta sería la última fábrica que estuvo hasta el siglo XIX, ocupó 14.000 metros cuadrados, y se situaba allí porque era una zona muy llana, a las afueras de la ciudad y Santa María era además un sitio donde la gente podía extraer salitre desde las propias paredes de su casa”.

Del salitre a la fabricación de pólvora

Salitre, carbón y azufre, son los tres componentes de la pólvora, y Alcázar de San Juan ya se había mostrado rica en el primero de ellos.

Dado que las primeras referencias al uso de la pólvora en el campo de batalla datan del siglo XIV, se hacía cada vez más evidente la demanda de pólvora, que continúa su crecimiento hasta que alcanza su grado más alto en el siglo XVII.

Los molinos harineros de Alameda de Cervera sufren una reconversión a molinos de pólvora, sobre todo en el siglo XVII por dos causas, como explica Pichaco: porque la harina ya se hacía en diferentes molinos y batanes de la comarca manchega, y sobre todo, menciona un momento clave, la rebelión de las Alpujarras entre 1568 y 1571, donde unos moriscos emigran desde Granada “y de lo que sabemos de la llegada de al menos un centenar a Alcázar”, destaca.

El declive de la producción de pólvora

El declive llega tras las continuas guerras en las que está sumida la Corona Española a partir del siglo XVI con la expansión de Felipe V por todo el mundo y “por la presión que ejercen tanto franceses, como ingleses e incluso suizos, en la fabricación de pólvora que hacían que una producción que aquí duraría semanas, ellos la produjesen en poco tiempo”.

Igualmente ocurre con los avances de la química, e incluso, como reseña Pichaco, por la dificultad de encontrar salitreros porque “era un trabajo bastante duro”, causa por la que eran merecedores de ciertos “privilegios”. Unos privilegios que podían ir desde no poderles tocar por la calle, tener sus propias armas, a tener sus propios jueces que eran elegidos por las propias élites.

Tal y como ha investigado el autor, “los salitreros no podían disponer de otra cosa que no fuera la extracción del salitre, por lo que necesitaban esos privilegios porque eran trabajadores a sueldo. Era un trabajo muy duro”.

También te puede interesar:

El tiempo

BANNER JCCM ARTESANÍA

BANNER 25N ASJ

EXPO OBRAS CAPRICHOSAS MARMURÁN

Hotel Intur ARROZ CON BOGAVANTE

BANNER GUISO BODAS

Ayto Criptana Genérico

Hotel Intur RAMEN

BANNER DIPUTACIÓN yo compro aquí

BANNER PEDRO MUÑOZ COMPRA AQUÍ

Audi A8 50 TDI Quattro Tiptronic 210 kW (286 CV) Diésel Negro matriculado el 08/2018

BANNER RUTAS GUIADAS ALCÁZAR

Aguas de Alcázar

Cerrajeros Express

Plátanos Molina