Las calles de Villacañas añoran el Carnaval más variopinto y popular de La Mancha

Si dejamos a un lado la imagen del Carnaval sólo como espectáculo y rascamos en la esencia más popular de esta fiesta, enseguida se nos viene a la mente una peluca, una máscara, unos trapos viejos encontrados en un baúl y risas con amigos tras preguntar “¿a qué no me conoces?”… Pues si mezclamos el espectáculo con todo esto, le añadimos un poco de guasa chirigotera, música, baile, risas infantiles, tutús y muchas plumas; el combinado no es otro que el Carnaval de Villacañas, uno de los más variopintos, eclécticos y populares de La Mancha

Sociedad 14 de febrero de 2021

Lo que distingue al Carnaval de Villacañas es que quienes viven y hacen la fiesta son los vecinos y vecinas. Las comparsas del Gran Desfile son, eminentemente, locales; poniendo en la calle a más de un millar de personas transmitiendo su particular visión del Carnaval. Almas a las que se suman otras tantas que, como público, disfrutan de la alegría, el baile y la disparidad de comparsas que conforman la esencia de este Carnaval de calle.

“El espíritu del Carnaval de Villacañas es la calle. Y, en la calle, tiene cabida todo. Desde el grupo de amigos que se juntan y que se disfrazan con lo primero que pillan, hasta las grandes comparsas con disfraces espectaculares y coreografías muy cuidadas”, explica Ana Avilés, concejala de Cultura y Festejos de esta localidad toledana.

Como ejemplos de esta diversidad, “La Mandanga” y “Copacabana”. Se trata de dos comparsas muy diferentes. La primera, podría ser reflejo de cómo se entiende el carnaval más popular en el Siglo XXI. La segunda, una comparsa tradicional, nacida de la agrupación de miembros de las cuatro grandes comparsas del Carnaval de Villacañas, hoy desaparecidas, y que ha ido evolucionando hacia un carnaval más espectacular.

Fernando Bueno y Julio Corrales son las cabezas pensantes y organizadores de “La Mandanga”, una comparsa abierta que reúne cada año a más de 600 participantes. Ambos son dos jóvenes técnicos de sonido y su idea del Carnaval, por encima de todo, es la diversión. Así que su propuesta para el desfile del Carnaval de Villacañas es siempre una especie de macro-fiesta temática, arropada por una gran carroza que hace las veces de discoteca móvil. No se trata de una comparsa al uso, ya que sus integrantes se suman al proyecto a través de las redes sociales. Fernando y Julio proponen una temática sencilla (Flower Power, Raperos…) y los participantes tiran de imaginación para diseñar su propio disfraz. “Ves gente que participa con disfraces que se ha hecho con lo que ha encontrado por casa y otros más espectaculares. Nuestro objetivo es que la gente viva el Carnaval, participe y disfrute”, comenta Fernando.

En el otro extremo, “Copacabana”, una comparsa tradicional con cuarenta integrantes, que acoge a carnavaleros de pro que llevan años participando en el Carnaval con otras comparsas. Después de tres años con el nombre de Copacabana, en 2020 se constituyeron como asociación cultural de ámbito estatal “porque a nosotros nos gusta hacerlo todo a lo grande”, dice entre risas Ana Garrido, la diosa del grupo. “En realidad somos un grupo de amigos que llevamos muchos años disfrutando del Carnaval. Todo lo hacemos nosotros, los diseños, los trajes, las coreografías… todos colaboramos de una u otra forma”. A esta comparsa le gusta llamarse “la comparsa de las plumas”, porque este liviano elemento no falta nunca en la ornamentación de sus disfraces. Pero, además, “porque estamos abiertos a todo tipo de personas. Lo principal para nosotros es la libertad”.

El Carnaval es la fiesta grande de Villacañas y todo el pueblo así lo entiende, no es de extrañar que cada año se sumen nuevas comparsas, especialmente de niñas y niños. “Cada vez hay más grupos y, sobre todo, grupos infantiles que, en definitiva, son el germen del Carnaval, de donde salen después los grupos de adultos”, comenta la concejala.

Es el caso de las comparsas “Grupo Momus” y “Las Zumber@s”. La primera surgió de un grupo escolar y, la segunda, la conforman alumnas de la Escuela de Danza del Complejo Deportivo Mirasierra Gym.

“El Grupo Momus salió hace cinco años del cole. Un grupo de madres pensamos que podíamos aprovechar los disfraces que hacíamos para el carnaval escolar y salir en el desfile”, comenta Antonia Martos, una de las mamás que se encarga de esta comparsa infantil, integrada en la actualidad por 25 niños y 8 adultos. “En Villacañas nos gusta el Carnaval y es una forma de disfrutar haciendo algo bonito”. Lo más significativo de esta comparsa es que siempre utilizan material reciclado para confeccionar los disfraces.

Un caso distinto es el de “Las Zumber@s”, integradas por las alumnas de una escuela de danza que tienen como seña de identidad el tutú, prenda insignia de todos sus disfraces. Participar en el Carnaval, sacando a la calle sus coreografías, es casi una actividad más de la escuela. “Yo siempre les digo que lo importante no es ganar, es disfrutar con lo que hacemos y hacer disfrutar a la gente que nos ve. Ganar no significa nada”, comenta su profesora, Sara Sánchez.

Luego nos encontramos también con comparsas familiares, como “Divertilandia”, en la que padres, madres, hijas e hijos de un grupo de amigos participan juntos del Carnaval. “Divertilandia” surgió, curiosamente, de un grupo de apoyo a la lactancia en el año 2014. Desde entonces, hasta ahora, los más pequeños han ido creciendo con el Carnaval. “Somos un grupo de 70 personas, de los tres años de edad en adelante”, explica Rosi López, una de las integrantes de esta comparsa. “Nuestro objetivo es crear una cultura del Carnaval. Estamos haciendo escuela”. Además de esta peculiaridad, la seña de identidad de este grupo carnavalero es el baile, fusionado con ritmos brasileños, ya que quien se encarga de las coreografías es Libia, una villacañera brasileira que contagia samba y alegría a todo el grupo.

En este reportaje hemos hecho un pequeño recorrido por lo que hubiera sido, también este año, el Carnaval en Villacañas. “Como todo lo que hemos vivido en este último año, que no se celebre nuestro Carnaval es muy duro”, asegura la concejala de Cultura y Festejos, quien no se olvidó de todas las otras comparsas y personas que hacen grande y diferente esta fiesta y de quienes, cada año, como las charangas, la Comisión de Festejos, Protección Civil o el grupo de amigos del caballo “La Espuela” colaboran para que todo salga bien.

De momento, habrá que esperar otro año para que en las calles de Villacañas vuelva a resurgir el espíritu carnavalero y se pueda celebrar –este es el deseo generalizado- el final de la pandemia.

También te puede interesar:
Ayuno intermitente ¿la cura de todo o una mentira?

Ayuno intermitente ¿la cura de todo o una mentira?

 Ayuno intermitente ¿la cura de todo o una mentira?Últimamente todo el mundo habla de los famosos ayunos intermitentes. Un remedio casi mágico y la solución a muchos problemas de salud, incluyendo el exceso de peso. Pero ¿qué es el “ayuno intermitente”? ¿Es...

La bandera saharaui ondea en la fachada del Ayuntamiento

La bandera saharaui ondea en la fachada del Ayuntamiento

 La bandera saharaui ondea en la fachada del Ayuntamiento de Argamasilla de AlbaLos tres grupos políticos municipales acordaron expresar su apoyo y solidaridad al pueblo saharaui con motivo de los 45 años de la proclamación de la Independencia de la República...

El Teatro Ayala vuelve a abrir sus puertas

El Teatro Ayala vuelve a abrir sus puertas

 El Teatro Ayala vuelve a abrir sus puertasAsí lo ha anunciado la concejal de Cultura, Lourdes Rodríguez de Guzmán, tras el paso de la localidad a las medidas de nivel 2, que permiten la apertura de teatros con la limitación a un tercio de su aforo máximo...

El tiempo

BANNER DIA MUJER 8M JCCM

TAGS BANNER DIA MUJER 8M JCCM

Advertisement

BANNER AyMo Herencia

BANNER DIPUTACIÓN 8M

BANNER YO CUMPLO ASJ

BANNER PUNIAGUA EVER

BANNER NUEVA SEDE OMIC ASJ

BANNER GENERICO NURIA ROPERO

EXPO OBRAS CAPRICHOSAS MARMURÁN

Ayto Criptana Genérico

BANNER RUTAS GUIADAS ALCÁZAR

Aguas de Alcázar

Cerrajeros Express

Plátanos Molina