Hoy os enseñamos a preparar un pan de pita para rellenarlo de lo que más os guste, nosotros apostamos por las verduras

Todos conocemos el pan de pita, un alimento utilizado habitualmente para comer carnes como el kebab. Pero a nosotros nos gusta ser diferentes, por lo que hoy os ofreceremos unas ricas pitas acompañadas de verduras.

El pan de pita, también conocido como ‘pan árabe’, es una variedad de pan plano sin miga, suave, ligero y versátil. Su origen se remonta a varios miles de años antes de Cristo. Etimológicamente, el nombre deriva de la palabra griega moderna ‘πίτα’, utilizada para designar al “pastel” o al “pan”.

La pita se empezó a hacer circular para colocarlo en las paredes de los hornos donde se producía. Además, reflejaba muchas de las culturas y costumbres de diferentes países.

Por ejemplo, en culturas de África, es utilizado como una especie de cuchara, para llevar la comida a la boca. En Bulgaria es una de las comidas tradicionales, servidas con miel y sal. En zonas más cercanas al Mediterráneo es usado para sostener el resto de los alimentos o como bocadillo.

Actualmente las pitas pueden tener el tamaño convencional o en formato mini, para dar ese aporte milenario y moderno a los platos. Puede rellenarse de carnes, ensaladas, embutidos y de otros muchos alimentos más.

Preparación

Para elaborar nuestras pitas, comenzaremos mezclando todos los ingredientes , amasándolos durante unos minutos hasta formar una bola. Después, dejamos fermentar durante tres horas a temperatura ambiente, cubierta con un trapo.

Una vez ha reposado la masa, la dividimos en seis porciones y formamos unas pequeñas bolas que dejaremos reposar unos minutos. Después, estiramos las porciones dejándoles un grosor de 3-4 milímetros y volvemos a dejarlas reposar 15 minutos, tiempo que aprovechamos para encender el horno y que coja temperatura.

El relleno, en este caso, es a base de verduras salteadas, nosotros hemos optado por pimientos, calabacín y cebolla, pero puedes rellenarlas de lo que más te guste.

Ponemos las pitas en la bandeja en la parte central del horno y con 3-5 minutos será suficiente, no hay que dejar que se doren. Las sacamos y dejamos enfriar para rellenarlas con nuestras verduras a las que daremos un toque fresco con tomate, perejil y una salsa de yogurt.

También te puede interesar: