Sara Montiel. Estrella, mito y mujer

Pocas artistas españolas han brillado tanto como la manchega universal, Sara Montiel, un ejemplo de mujer hecha a sí misma. Un ejemplo de  superación. La historia de esa niña humilde de Campo de Criptana, Antonia Abad, que se convirtió en una estrella y en todo un mito. Su pueblo natal ha vuelto a rendirle homenaje adaptando su museo al siglo XXI. El Molino Culebro se ha vestido de glamour para mostrar a turistas y visitantes la grandeza de una mujer que rompió moldes, vivió con pasión y se adelantó a su época

Sociedad 15 de mayo de 2021

Las principales autoridades de la región y de la provincia, entre ellas el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page y el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, no quisieron perderse la inauguración del nuevo Museo de Sara Montiel –el pasado viernes 14 de Mayo- en el Molino Culebro de Campo de Criptana.

Fotografías, discos, carteles, vestidos, obras de arte y objetos personales donados por la propia artista, se reparten en las tres plantas del molino para mostrar las diferentes facetas de la artista manchega: la estrella, el mito y la mujer.

Trocitos de la vida de Sara Montiel que se acompañan con paneles explicativos y proyecciones audio-visuales, para conocer mejor la trayectoria de una mujer de orígenes humildes que, con su belleza, su valentía, su personalidad y sus ganas de vivir, logró conquistar a Hollywood y enamorar a todo un país.

Un mito que sigue conquistando generaciones y que ya en vida se convirtió en figura icónica, sin quererlo, de movimientos como el LGTBI o el feminismo.

Sara fue un alma libre. Para ella, vivir era un placer. Y es que pocas personas pueden decir que les enseñó a leer y escribir León Felipe y a fumar puros Hemingway. Por no mencionar que tomaba café con Frida Kahlo o que le preparó unos huevos fritos “con puntilla” a Marlon Brando.

La manchega que rompió fronteras

Antonia Abad nació en el seno de una familia humilde de Campo de Criptana y “llegó a lo más alto”. Así la presentaba el alcalde de su localidad natal, Santiago Lázaro, en la inauguración del museo.

El primer edil criptanense ensalzó la figura de Sara como “icono de libertad y feminismo”. Igualmente recordó el amor que tenía a su pueblo y a La Mancha. “Rompió fronteras y llevó el nombre de Campo de Criptana por todo el mundo”. Equiparó a la artista a la altura del Quijote, apuntando que son “los dos mitos de la localidad”.

Con él estuvo de acuerdo también la Consejera de Economía, Empresas y Empleo, resaltando que “Castilla-La Mancha no tiene límites y no tenemos que ponerlos, como hicieron El Quijote y Sara Montiel. Podemos seguir dibujando juntos un mejor camino para el futuro turístico de nuestra región”.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, destacó “la pasión de Sara por vivir” y que “nunca renunció a sus orígenes”. Puso a la manchega universal como ejemplo de superación y esfuerzo.

“Adelantada a la sociedad de su época”, “una estrella que sigue brillando” y una mujer “que destilaba optimismo”, fueron los calificativos que utilizó el presidente regional, Emiliano García Page, para describir a Sara Montiel, a la que conoció personalmente. Aprovechó la ocasión para transmitir ese optimismo a los castellano-manchegos, sin perder la prudencia, pero “sin tener miedo”. “El 95% de lo que hemos perdido con la pandemia es recuperable y el turismo será un sector muy importante para esta recuperación. Por encima de todo, tenemos que tener confianza y tener claro que, si queremos, brillamos como Sara”.

El Museo

El Molino Culebro, que alberga el Museo de Sara Montiel, no es un monumento histórico, es uno de esos molinos decorativos que se construyeron en los años 60 y 70 del pasado siglo XX.

En 1991, cuando se nombra hija predilecta de Campo de Criptana a Sara Montiel, la artista cedió fotografías, cuadros, vestidos y otros objetos personales con los que se hizo un museo en este molino.

Un museo que el Ayuntamiento ha querido adaptar a los tiempos, dotándolo de una línea argumental y “mucho glamour, como el que Sara tenía”, explica la concejala de Cultura y Turismo de Campo de Criptana, Rosana Fernández.

El encargado de dar sentido al museo de Sara, dotarlo de esa línea argumental y destacar las diferentes facetas de la artista (como estrella, como mito y mujer) ha sido José Luis Sobrino.

“El museo de Sara tiene ahora un plus de calidad, que es uno de los objetivos que nos hemos propuesto en el Plan Estratégico de Turismo”, asegura Fernández.

Casa Cueva «Pastora Marcela»

Al igual que el Molino Culebro, otro de los recursos patrimoniales que ahora cobra nueva vida es la Casa Cueva “Pastora Marcela”.

Este monumento urbanístico que se ha restaurado, muestra cómo era la vida en una de estas casas cuevas del Albaicín criptanense. En su interior, se conserva el mobiliario original y, a través de paneles, se explica cómo se hacían estas construcciones, quiénes vivían en ellas, su historia y hasta un mapa de las casas cuevas que aún se conservan en la localidad, alrededor de 300.

Como sucede con el molino museo de Sara Montiel, a este nueve recurso se le ha dotado de ese “plus de calidad”, con un anexo en la planta superior donde se muestran fotografías de la época en la que estas casas estaban habitadas.

La exposición, de gran formato, pertenece a la colección de Isidro de las Heras, un fotógrafo local que, además de bodas y comuniones, reflejó la vida cotidiana y los pasajes de Campo de Criptana de mediados del siglo XX.

Las autoridades locales, provinciales y regionales visitaron también este recurso.

Una inauguración por todo lo alto

Campo de Criptana aprovechó la inauguración de estos nuevos espacios, que ya pueden visitarse, para homenajear a su vecina más ilustre, Sara Montiel, y celebrar que “estamos dando un paso al frente en materia turística”, como insistió en alcalde.

En los últimos años,  Campo Criptana ha puesto en valor el entorno de sus molinos, despejándolo de vehículos con la construcción de un aparcamiento próximo. En las pasadas semanas se presentaba el proyecto de la “Casa de la Torrecilla” que se convertirá en hospedería regional, solventando así la falta de alojamientos en la localidad.

Importantes pasos que reforzarán el atractivo turístico de Campo de Criptana y pondrán en valor –como así ha sido con el museo de Sara Montiel y la Casa Cueva- su patrimonio histórico.

Por todas estas razones, la jornada del viernes concluyó con un espectáculo de luces, música, proyecciones y fuegos artificiales, con el Molino Culebro y Sara Montiel como protagonistas principales.

También te puede interesar:
Nueva jornada sin fallecidos por COVID-19 en la región

Nueva jornada sin fallecidos por COVID-19 en la región

 Nueva jornada sin fallecidos por COVID-19 en Castilla-La Mancha Se han registrado 93 nuevos casos por infección de coronavirus. Por provincias, Toledo ha registrado 38 casos, Ciudad Real 22, Albacete 13, Cuenca 11 y Guadalajara 9. El número de hospitalizados en...

Exposición fin de curso Universidad Popular 2020-2021

Exposición fin de curso Universidad Popular 2020-2021

 Exposición fin de curso Universidad Popular 2020-2021 en Pedro MuñozCon el objetivo de presentar a los ciudadanos la buena labor realizada por los y las participantes de los cursos de Restauración y Fotografía de la Universidad Popular, se expondrán algunos de...

XII Semana de la Música con audiciones en la calle

XII Semana de la Música con audiciones en la calle

 XII Semana de la Música en Argamasilla de Alba con audiciones en la calleAudiciones en la calle y un concierto junto a la JOVAL, la Escuela Municipal de Música clausurará el curso 2020-21Cultura 23 de junio de 2021El pasado lunes comenzó en Argamasilla de Alba...

El tiempo

BANNER PROVINCIA ORGULLO DIPU

BANNER JCCM DESPOBLACIÓN

BANNER TENGO TALENTO VILLACAÑAS

BANNER MOROS Y CRISTIANOS ASJ 2021

BANNER TALLERES MANCHEGOS PUERTAS ABIERTAS

BANNER NUTRICIÓN

BANNER MARMURÁN

BANNER PUNIAGUA CRISTALLE

BANNER TURISMO ASJ

Banner Almida Personalización

Banner Rutas Primavera Alcázar

Aguas de Alcázar

BANNER BICIALCÁZAR