La fiesta de Nochevieja congregó a 1.500 personas en la carpa del Auditorio

Aforo completo y ausencia de incidentes graves que dejan satisfechos a la empresa adjudicataria y al Ayuntamiento. La concejal de Festejos, Alicia Loro, destacaba que esta carpa navideña se ha convertido ya “en un punto de encuentro” para los daimieleños

El Ayuntamiento de Daimiel y la empresa Iberservicios han hecho un balance muy positivo de la fiestas de Nochebuena y Nochevieja que se han celebrado en la carpa del Auditorio Municipal y que han acogido a cerca de 3.000 personas en total.

La gente se lo ha pasado bien y creo que hemos estado a la altura de lo que se pide en estas noches.

En Nochebuena se rozó el aforo completo, y en Nochevieja se llegó hasta las 1.500 personas, la capacidad máxima de la carpa. El momento de mayor afluencia se produjo a partir de las cuatro de la madrugada cuando los más jóvenes acaban sus fiestas privadas y quedan en la carpa para rematar la noche. Joaquín Villar.

A pesar de todo ese movimiento de gente, el empresario destacaba que no se han registrado incidentes graves, algo por lo que felicitaba a los propios jóvenes, a los camareros y a los que han velado por la seguridad del recinto.

La concejala de Festejos, Alicia Loro, también subrayaba este hecho y agradecía a la empresa adjudicataria que haya sabido escuchar las sugerencias que le llegaron después de Nochebuena, adaptando la música de primera hora a unos clientes de más edad.

Esta carpa navideña se ha convertido ya en un punto de encuentro para los daimieleños, y donde los padres saben que sus hijos se están divirtiendo de una manera controlada.

La intención del equipo de Gobierno es mantener esta iniciativa que surgió para responder a una demanda juvenil que pedía una alternativa de ocio que no encontraba en esas franjas horarias de Nochebuena y Nochevieja. Mientras los daimieleños quieran, le daremos continuidad. Alicia Loro, concejala de Festejos.

De cara a ese futuro, Loro y Villar coincidían en que sería conveniente ampliar la anchura de la carpa.

En el momento en el que estamos todos, se está más apretado porque la gente se agolpa más a la entrada. Con los mismos metros de profundidad y sólo un poco más de anchura se solucionaría. Joaquín Villar.

También te puede interesar: