Una primavera muy atípica para los alérgicos que no deben confundir la sintomatología de la alergia con la COVID-19

Son varias las plantas que polinizan en primavera y son muchos los pacientes alérgicos que presentan sensibilidad a los pólenes de gran parte de estas especies

Sanidad 22 de mayo de 2020

En lo que está siendo una primavera atípica para muchos pacientes con alergia al polen, las altas temperaturas auguran un incremento de alérgenos en el ambiente que podría extenderse hasta la mitad de junio.

Jóvenes, adultos y ancianos, la alergia ya no distingue por edades, destaca el doctor Luis González, Jefe de Servicio de Alergología del Hospital Mancha Centro, aunque señala que la franja poblacional donde debuta más frecuentemente, con más incidencia y prevalencia, es en edad joven.

Sintomatología de la alergia

Habitualmente la trilogía de síntomas más comúnmente asociados a la alergia son la rinitis, la conjuntivitis y el asma. La rinitis es la afectación nasal, que se presenta en forma de moqueo, picor o congestión; la conjuntivitis que es la irritación ocular y el lagrimeo; y en un grupo de pacientes se presentará asma, donde los síntomas más típicos son la tos, pitos en el pecho y la sensación de ahogo o falta de aire.

El doctor González recuerda que no siempre se tienen que dar todos los síntomas a la vez.

Diferencia sintomática entre alergia y COVID-19

El Jefe de Servicio de Alergología en el hospital alcazareño destaca que los alérgicos no son más vulnerables al coronavirus de forma general, ya que el sistema defensivo de los alérgicos no tiene por qué ser más vulnerable al coronavirus que el de otra persona.

Una persona que ya sabe que es alérgica a un polen estacional, comienza a presentar sus síntomas en una época concreta del año hasta que el polen desaparece. La trilogía de síntomas más comunes en la alergia son rinitis, conjuntivitis y asma. Los síntomas más comunmente implicados en COVID-19 son fiebre, tiritona, escalofríos, falta de aire, dolores musculares, falta de olfato o gusto, o diarrea concomitante.

A pesar de que es verdad que puede haber algunos síntomas que se podrían confundir, los alérgicos no tienen fiebre alta o la sensación de ahogo es aislada. El paciente alérgico o con asma suele tener otros síntomas previos.

El paciente que ya conoce sus síntomas los va a saber diferenciar por la focalización en las zonas a las que afecta, la ausencia de fiebre, dolores musculares, los síntomas más generalizados asociados al COVID-19. “Aquellos pacientes que no son alérgicos y debuten, vigilen los síntomas estrella que pueden ser los del COVID-19, el paciente con alergia puede tener una pequeña pérdida de olfato por la obstrucción nasal, pero no tiene por qué asociar una pérdida de gusto”, subraya el doctor González.

Medidas y precauciones para reducir el impacto de la alergia

La primera de las recomendaciones son las medidas de evitación, por ejemplo el uso de las gafas de sol que van a proteger del impacto de los granos de polen a nivel ocular, las mascarillas que ahora nos vemos obligados a usar también hacen un efecto barrera, el uso de filtros en los aires acondicionado, tanto a nivel de vehículo particular como doméstico, todo lo que suponga una barrera física que impida el contacto del polen con las mucosas del paciente.

En segundo lugar, cuando se presentan síntomas, se hace un tratamiento sintomático con antihistamínicos por vía oral que calman el picor, el escozor y el moqueo, el uso de corticoides intranasales oculares, y en los pacientes que tienen asma, se dicta un tratamiento broncodilatador en función del grado de severidad de sus síntomas.

GRAMÍNEAS - Polen en el aire: marzo - septiembre - Alergenicidad: Muy alta

COMO SON: Son plantas herbáceas anuales o perennes muy particulares. Las hojas suelen tener forma de cinta que se une y se prolonga por el tallo de la planta; las flores son muy pequeñas, verdosas, poco llamativas y se agrupan formando espiguillas, espigas y racimos. Polinizan por el aire y presentan tres estambres que sobresalen de las flores para exponerse lo máximo posible a la llegada del viento. Los granos de polen vistos al microscopio presentan una morfología típica caracterizada por la presencia de un único poro circular.

DONDE VIVEN: Las gramíneas se encuentran en todas partes y por todo el mundo. Tienen gran importancia desde el punto de vista agrícola (cereales, arroz, maíz, etc.) y en la formación de pastos, prados y céspedes para el uso en ganadería y en el ajardinamiento de parques, jardines e instalaciones deportivas. Colonizan de manera natural todo tipo de enclaves y están adaptadas a todo tipo de temperaturas y de regímenes de lluvia. Es por ello que se encuentran en eriales, bordes de caminos, campos de cultivos, bosques, matorrales, etc.

PRESENCIA DE POLEN EN EL AIRE: La variedad de especies de esta familia permite encontrar plantas que se encuentran en flor en todas las estaciones, desde el invierno hasta el otoño, pasando por la primavera y el verano, por ello el polen está presente en el aire prácticamente a lo largo de todo el año, aunque las concentraciones se mantienen más o menos bajas y es desde mediados de mayo a mediados de junio cuando florecen la mayoría de las especies y las concentraciones polínicas son elevadas. El uso de estas plantas como especies tapizantes en jardines e instalaciones deportivas, podría suponer un incremento en las cantidades de polen en los lugares donde se utilizan, pero la siega para mantener rasos los céspedes impiden que las plantas florezcan y con ello la producción de polen.

ALERGIA: El polen de las gramíneas es considerado como la principal causa de alergias entre la población. Estas se producen sobre todo en primavera, meses de mayo y junio, cuando las concentraciones son más altas, coincidiendo con la presencia de otros pólenes que también causan trastornos como el del olivo.

Especies habituales en Castilla-La Mancha (floración)

  • Agrostis sp. pl. (junio-julio)
  • Arrhenatherum sp. pl. (mayo-junio)
  • Avena sp.pl. (marzo-mayo)
  • Bromus sp.pl. (marzo-abril)
  • Cynodon dactylon (L.) Pers. (julio-septiembre)
  • Dactylis hispanica (Roth) Nyman (mayo-junio)
  • Festuca sp.pl. (mayo-julio)
  • Hordeum murinum L. (marzo-abril)
  • Lolium sp. pl. (mayo-junio)
  • Phragmites australis (Cav.) Trin (junio-julio)
  • Piptatherum miliaceum (L.) Cosson (mayo-junio)
  • Poa sp. pl. (febrero-septiembre)
  • Trisetum paniceum (Lam.) Pers. (mayo-junio)
  • Setaria sp.pl. (junio-septiembre)
OLIVO - Polen en el aire: mayo – junio - Alergenicidad: Muy alta

COMO SON: Los olivos son árboles de copa más o menos redonda, de troncos gruesos y retorcidos cuando son adultos; los acebuches pueden presentar estos portes o, lo más habitual es encontrar formas arbustivas y con ramas puntiagudas, rígidas y espinescentes. Presentan hojas que se mantienen todo el año, de disposición opuesta o enfrentada y de color verde oscuro por el haz y color blanquecino por el envés. Las flores son muy pequeñas de tan solo unos mm, presentan una corola blanquecina acabada en cuatro lóbulos y en cuyo interior se encuentran los dos estambres productores de los granos de polen. El fruto de los olivos son las aceitunas, frutos carnosos denominados drupas.

DONDE VIVEN: El olivo, planta mediterránea por excelencia, forma parte del paisaje vegetal de Castilla-La Mancha donde se encuentra tanto de manera silvestre o natural como cultivado. Los olivares son importantes en las provincias de Toledo y de Ciudad Real, y también a nivel autonómico en toda la región pues Castilla-La Mancha es, después de Andalucía, la segunda región española productora de aceite.

Los olivos silvestres reciben el nombre de acebuches y aunque pueden formar por ellos mismos bosquetes, denominados acebuchales, lo más común es que estas plantas formen parte de los encinares, los alcornocales y los quejigares, donde es frecuente que presenten portes arbustivos.

En los últimos años el olivo se ha convertido en una planta ornamental, utilizándose en el ajardinamiento de rotondas, parques y urbanizaciones, donde los ejemplares viejos son considerablemente apreciados.

PRESENCIA DE POLEN EN EL AIRE: El polen de estas especies está presente en el aire desde finales de abril hasta finales de junio, prolongándose en ocasiones a la primera semana del mes de julio. En los territorios castellanomanchegos limítrofes con las provincias de Jaén y sobre todo de Córdoba la llegada de polen de olivo se adelanta unas semanas porque reciben la llegada de polen de olivo procedente de estas zonas en los que la floración se produce un poco antes. Por el contrario, en las zonas más elevadas y las situadas al norte de la comunidad, no se detectan cantidades importantes de polen de olivo hasta entrado el mes de mayo. Las concentraciones más elevadas se alcanzan entre la segunda quincena del mes de mayo y la primera semana del mes de junio. 

ALERGIA: El polen de olivo produce trastornos importantes a lo largo de los meses de mayo y de junio y es considerado, por detrás del polen de las gramíneas, como una de las principales causas de alergias en el sur y centro de la Península. Este problema recobra especial importancia para la población en aquellos territorios donde existen plantaciones de olivos.

E

Factores de riesgo

Lo único que está descrito como factor de riesgo para la COVID-19 es el asma grave no controlado, por lo que es muy importante que los pacientes asmáticos continúen con su tratamiento de base, no hay que interrumpirlo”, incide el Jefe de Servicio de Alergología.

No se debe olvidar la patología base del paciente por miedo al COVID, no abandones tu tratamiento porque eso te puede hacer más vulnerable, recuerda, “se ha visto a gente con asma severo que han mantenido su tratamiento y se han infectado de COVID, y han podido salir adelante.

En caso de no seguir el tratamiento le ofreces peores condiciones a tu organismo para sobrevivir. “Ese es un mensaje que tiene que calar, que mantengan su tratamiento de base, sobre todo los asmáticos porque estando controlado no ofrecen vulnerabilidades”, apunta.

Si persisten las altas temperaturas, se presenta un mal escenario para los alérgicos, sin embargo, esta primavera puede ser más llevadera, gracias al uso obligatorio de mascarillas debido a la emergencia sanitaria causada por el coronavirus.

También te puede interesar: