Villafranca de los Caballeros, protagonista en el anillamiento de crías de cernícalos primillas y carracas, autóctonos de la llanura manchega

Villafranca de los Caballeros se ha convertido en protagonista en el área del Medio Ambiente estos días, con el anillamiento de varios ejemplares de cernícalos primillas y carracas, ambas especies autóctonas que regresan a la llanura manchega en primavera para la cría, no será hasta el mes de septiembre cuando migren al Sáhara en busca de alimento

 

Sociedad 5 de julio de 2020

Con el regreso de estas especies autóctonas a las colonias instaladas en la localidad, el espacio de la Dehesa ha albergado a cinco parejas pudiendo anillar catorce pollos, lo que supone un incremento de dos parejas y cuatro pollos más que en 2019. El segundo de los emplazamientos en la Laguna de la Sal ha acogido a once parejas aumentando los pollos de 35 a 38.

El cernícalo es un pequeño halcón que llega a finales de febrero o primeros de marzo para pasar la primavera y el verano, época de cría para estas aves. “Tienen aquí las crías y cuando los pollos tienen suficiente fuerza y las plumas bien desarrolladas, cruzan el Sáhara entero hacia mediados de septiembre dependiendo de la temperatura, para pasar el invierno”, señala la coordinadora del Aula de la Naturaleza de Villafranca de los Caballeros, Mari Carmen Comendador.

Para poner sus nidos, estas aves utilizan los pequeños huecos de las tejas, sin embargo, y dada la arquitectura actual en la que puede variar la curvatura de estas tejas, en la localidad han instalado colonias o primillares para favorecer la nidificación durante su periodo de cría en estas tierras, que se ubican en la Laguna de la Sal, que acoge a once parejas de estas aves, y en la Dehesa, que alberga a cinco parejas.

Una migración fruto de la búsqueda de comida, que en el caso de los primillas, tienen a pequeños insectos y saltamontes como su principal fuente de alimentación.

Este anillamiento también se llevó a cabo en cinco “espectaculares carracas”, que al igual que el primilla, vienen para criar en nuestro entorno durante la primavera y el verano. Una característica que las hace destacar por encima de otras aves, es el plumaje tan colorido de azul intenso que resulta muy llamativo.

Este anillamiento responde al control y seguimiento de estas especies. “Lo interesante del anillamiento es volver a capturar animales que ya están anillados porque estas anillas van a una base de datos mundial en la que se registra el lugar y la fecha de nacimiento, entre otros datos. Es interesante ver las migraciones que hacen o los años que pueden llegar a vivir estos animales”, destaca la coordinadora.

El cernícalo primilla está ligado a ambientes esteparios o semiesteparios, espacios abiertos donde pueden alimentarse fácilmente de pequeños saltamontes y otros insectos, es por ello que eligen las llanuras manchegas para su cría en esta época.

Cernícalo primilla o ‘Falco naumanni’

Es el más pequeño de nuestros halcones fue, hasta mediados del pasado siglo, un habitante frecuente de torres, cortijos, casonas, palacios y castillos situados en regiones dedicadas a la agricultura y la ganadería extensivas, en las que podía encontrar abundantes invertebrados con los que alimentarse. Las transformaciones sufridas por el campo español en las últimas décadas mermaron su hábitat y ocasionaron un acusado declive, aunque en los últimos años la situación de la especie parece haberse estabilizado tras verse favorecida por numerosas iniciativas y planes de conservación.

De aspecto bastante similar al del cernícalo vulgar, el primilla se distingue de este por su menor tamaño y por una serie de características morfológicas que algunas veces —como sucede con el color de las uñas: blancas en el primilla, negras en el vulgar— no son fácilmente identificables en el campo. El macho adulto tiene el dorso rojizo, sin manchas. La cabeza y las grandes coberteras son de color gris azulado; las plumas de vuelo, negras, y las partes inferiores, de un suave tono crema con tintes rosados y levemente tachonado de pintas oscuras. Carece de bigotera, a diferencia del cernícalo vulgar, y presenta la cera del pico y el anillo ocular de color amarillo. En vuelo ofrece un aspecto muy pálido, tanto en la cara inferior de las alas como en el cuerpo y la cola; esta es de color gris claro y aparece rematada por una banda terminal negra sobre la que destacan las rectrices centrales, que son más largas.

La hembra luce un tono general bastante más apagado y homogéneo. Sus partes superiores son de color marrón rojizo, con un profuso barrado transversal, y las inferiores, muy claras, aunque con un moteado más abundante que el del macho. La bigotera resulta menos marcada que la de la hembra del cernícalo vulgar, y en vuelo las partes inferiores son más pálidas y menos barradas. El joven es muy similar a la hembra adulta y también a hembras y jóvenes de cernícalo vulgar. De los segundos se distingue por tener una bigotera poco marcada y ser menos barrado en la parte inferior.

También te puede interesar:

El tiempo

Hotel Intur After Week

BANNER DIPUTACIÓN yo compro aquí

JCCM TURISMO RURAL

Audi A5 Sportback 35 TDI Sport S tronic 110 kW

VILLACAÑAS CULTURA Y COMERCIO

Ayto Criptana Genérico

Ayo Alcázar Cita Previa

Infocam Incendios

Aguas de Alcázar

Cerrajeros Express

Plátanos Molina