Alcázar se llena de fiesta, música y color en el 30º aniversario de la Fiesta de Moros y Cristianos

Como cada año, Alcázar de San Juan ha vuelto a llenarse de fiesta, música, color y pólvora en la celebración de la Fiesta de Moros y Cristianos.

Una fiesta arraigada en la localidad que cada año da comienzo con el desfile infantil en el que los más pequeños continúan con la tradición luciendo con orgullo sus trajes.

El sábado, Caballeros de San Juan, Templarios, Huestes del Cadí, Corsarias, Almorávides, Jenízaros o Almoraimas, recorrieron las calles alcazareñas antaño musulmanas, con orgulloso porte y magníficos atuendos enriqueciendo la festividad el día grande de las Fiestas declaradas de Interés Turístico Regional.

Al son de la música y con todo boato y majestuosidad desfilaron los más de 200 participantes de ambos bandos anunciando la entrada musulmana de la mano del capitán Tarik a la ciudad de Al-Kasar.

Tras el hermanamiento con la ciudad alicantina de Elda, su participación en nuestras fiestas se ha convertido en algo habitual, además Alcázar ha contado además este año con la participación de diversas asociaciones culturales de Castilla-La Mancha aportando un carácter especial a la celebración del trigésimo aniversario de la agrupación alcazareña.

Dieciocho bandas musicales venidas de todos los rincones de la provincia han dado color y proporcionado un ambiente ideal para celebrar el Día Europeo de la Música en Puertollano, donde su alcaldesa, Maite Fernández, y la concejala y vicepresidenta Lidia Molina han recibido a Caballero y a los miembros de la Corporación provincial Jacinta Monroy y David Triguero, entre otros.

Caballero ha mostrado su satisfacción por la gran acogida que ha suscitado la celebración y agradecido a todos los músicos su indudable contribución al desarrollo social, “además de que nos hacen disfrutar y nos ayudan a que seamos más felices”.

Durante la presentación de este evento se ha resuelto con creces la deuda que se había contraído con la música a la que hizo referencia el presidente de la institución provincial, José Manuel Caballero.

Con la plaza de toros convertida en un gran escenario y tras el paseo de todas las filas y escuadras que fueron vitoreadas por el público, se daba paso a la lucha entre ambos bandos.

El domingo, Moros y Cristianos ponían el punto y final a las Fiestas con la expulsión de los musulmanes representada en el llamado paseo del moro muerto que recrea la derrota del bando musulmán y el posterior espectáculo de fuegos artificiales.

FOTOGALERÍA